lunes, marzo 2

Dimanche matin

Sólo la veía algún sábado que otro, cuando ninguno tenía nada que hacer, o cuando ambos tenían necesidades que saciar. Era sólo un entretenimiento cualquiera, sin ataduras, sin letra pequeña. Sólo era sexo. Como quien se dedica a bailar o a hacer punto, ellos se evadían entre las sábanas. Una descarga de adrenalina, sin compromisos emocionales. Era perfecto.
Demasiado, quizá. Y todos sabemos que este tipo de cosas no duran para siempre. Los encuentros se hicieron más frecuentes. Era lo peor que le podía pasar, hacerse adicto a ella. Recrearse en su ombligo era el peor de los vicios. Justo ahora que había dejado de fumar...
Pero cuanto más presente estaba en su cama, más se ausentaba ella en sus propios pensamientos. Él se vino abajo cuando se dio cuenta de que se le encogía algo en el pecho cada vez que tropezaba con unos ojos indiferentes, con una mirada abstraída que erraba en cualquier otro lugar del mundo.
-En realidad, no sé que me ocurre... Estoy rara, supongo.
Esa fue su respuesta distraída a la redundante pregunta.
Su rostro permaneció inmóvil, aunque sus ojos intentaran vanamente aferrarse a la perfección de cada curva de su cuerpo, casi con desesperación. Él si que sabía lo que le ocurría. Podía leerlo en sus miradas ausentes y sus sonrisas forzadas, para no preocuparle. Adivinó entre sus suspiros casi inaudibles mientras miraba a la ventana que esa mañana de domingo no estaba allí con él. Estaba en algún otro remoto lugar del mundo con otra persona. Se había enamorado.





-Perdona, es que estoy distraída...
-No, tú lo que estás es enamorada.

8 comentarios:

Lorena G.B dijo...

Jode enamorarse cuando ni siquiera te das cuenta. Y cuando quieres hacerlo, ¡pum! El corazón te ha explotado por dentro.

Un beso.

Vampyrus Alice Virux dijo...

El amor siempre nace de la forma más curiosa posible. ¡Y es que sería muy frustrante obligar al corazón a querer!

Saludos :)

Srta.Tóxica dijo...

Enamorarse sin darte cuenta a veces es una putada...

Angie dijo...

Uno está convencido de saber a qué juega y de repente el juego le sobrepasa. C'est la vie!

Saludos

La Chatte Noire. dijo...

Es una putada bastante agradable.
Joder, los pelos de gallina. La palabra "enamorada" te estremece quieras o no.

Un gran trabajo, ¡me ha encantado chica enamorada! =)

LOLA dijo...

j'aime bien ton nouveau titre. je t'aime ma petite

Hi, i'm at home dijo...

Lo malo de enamorarse, es que cuando lo haces, ya es demasiado tarde.
Un beso Jordana (por cierto soy Paola uqe me estoy iniciando en esto del blog =D)

Wendy dijo...

El amor y sus complicaciones...